Cómo cuidar a tu bebé.
Cómo darles la medicina a los niños
El desarrollo físico de los adolescentes.
Consejos para la dulce espera.
Nuevas reacciones alérgicas, consejos, tratamientos.
Hacia una medicina más humana...
Las cirugías de siglo 21...
Disponemos de una gama integral de servicios de cirugías.
La más alta calidad de atención...
Para observar el interior del cuerpo.
Estudia las función normales y desordenes de las glándulas...
Se ocupa de las enfermedades del aparato digestivo...
Actividad física y estilo de vida.
Accidentes, lesiones, seguros de vida...
La neurología es la especialidad de la medicina...
Tratamiento para enfermedades de la visión...
Consejos para padres.
Consejos para mantener una buena salud mental.
Notas sobre intoxicaciones...
El estudio de fracturas y lesiones...
Es el estudio de la vida sexual humana.
Esquemas de vacunas y...
Otros temas médicos
Cuidar nuestra salud bucal.
Estudio de la conducta humana.
Estudio de las distintas etapas del aprendizaje.
El creciente interés por recetas sanas.
Busca el desarrollo adecuado de las funciones...
Busca adaptar el puesto de trabajo al hombre...
Ecología, sustentabilidad...
Es un proceso a lo largo de la vida.
El arte que nos permite soñar despiertos.
Incluye los valores, ideas, actitudes, símbolos.

Artículo

01-06-2016

Las Vacunas En Personas Ancianas

Las Vacunas En  Personas  Ancianas

Las Vacunas En  Personas  Ancianas
Se denomina vacuna a todo producto elaborado conteniendo “antígenos”, que se introduce en un organismo para provocar la estimulación biológica de los “anticuerpos” y lograr la defensa eficaz contra un cuadro mórbido específico. Con el acicate de la administración de pequeñas cantidades de materiales inocuos, se procura conseguir la prevención primaria de la enfermedad, evitando así el padecimiento en el individuo vacunado.

Antígenos y anticuerpos.
Los antígenos son moléculas extrañas que integran células foráneas, tumorales, bacterias o sus toxinas liberadas, virus  y hongos capaces de activar linfocitos.
Los anticuerpos, o inmunoglobulinas, son proteínas producidas por los linfocitos B que pueden anular  antígenos introducidos al organismo y también facilitar las respuestas de linfocitos T, los encargados de  matar células dañinas. Cada anticuerpo es específico para cada antígeno.

Inmunización activa.   
Es la función biológica adquirida del sistema inmunológico capaz de reconocer, captar  y neutralizar un antígeno ingresado. Comprende la “memoria inmunológica”, la capacidad conservada de identificar y atacar eficazmente un posterior antígeno mediante la rápida acción conjunta de los linfocitos B y T.

La vacunación como instrumento beneficioso. Empleadas mediante protocolos de seguridad, la finalidad de las vacunaciones es impedir el contagio de diversas enfermedades transmisibles potencialmente peligrosas para la salud de una persona, o incluso para su vida.

 Las vacunas son útiles a lo largo de toda la vida del ser humano. Un error reiterado, es creer que su aplicación corresponde solamente a los niños. De ninguna manera debe considerarse a la edad adolescente como el límite para las vacunaciones. Es importante  conocer que, con el paso de los años, se produce la declinación paulatina del sistema inmunitario; como consecuencia, aparece progresivamente la facilidad para contraer enfermedades infecciosas. Todos los adultos deben aprovechar cada una de las oportunidades de vacunaciones para adquirir las inmunidades necesarias, reactivar el sistema de defensa y protegerse adecuadamente contra las enfermedades transmisibles.

Conseguir la inmunización satisfactoria de una persona, es un bien indudable para la salud individual y para la salud del medio social donde mantiene relaciones. Las vacunaciones son un derecho personalísimo  de bienestar y también conforman una obligación de protección colectiva.

Necesidad de la Inmunidad Activa.
La efectividad de las vacunas no siempre es absoluta. Cabe la posibilidad de que un porcentaje menor de vacunados no obtenga la inmunidad activa total. Existen individuos cuya capacidad de generar anticuerpos no es adecuada y no logran protegerse con la seguridad necesaria: quedan expuestos a contraer enfermedades. Ante esa situación desfavorable, es conveniente la aceptación de las revacunaciones. La ausencia de refuerzos de las vacunas en años posteriores a la niñez, no asegura la inmunización durante la adolescencia y la etapa adulta.
Es sabido que algunas de las vacunas recibidas en la niñez, necesitan ser reforzadas a causa de:
♣ El decaimiento orgánico, como en ancianos,  
♣ Estados fisiológicos especiales como el embarazo,
♣ La cantidad incompleta de vacunas recibidas durante la existencia,
♣ La actividad laboral en ambientes contaminados: hospitales, zonas endémicas, inundaciones,
♣ Determinados estilos de vida, influenciados por ideologías, prejuicios, indolencias,
♣ Ciertos hábitos nocivos, como la administración parenteral compartida de sustancias,
♣ Altas prevalencias conjeturadas en poblaciones como residentes carcelarios, asilos, cuarteles,
♣ La existencia de viajes y traslados,
♣ La costumbre de prácticas genitales inseguras,
♣ Enfermedades crónicas consideradas debilitantes, dializados, HIV, hemotransfundidos.

Fenómenos de la Inmuno-senescencia.
A la decadencia de las funciones orgánicas inmunitarias de los ancianos, se la conoce como inmuno-senescencia.  Ella es una de las razones que justifican el aumento de la frecuencia y de la gravedad de las infecciones en los adultos mayores.
 En la inmuno-senescencia, la pérdida de la capacidad del mecanismo inmunológico puede explicarse por diversos acontecimientos fisiológicos que promueven ciertas manifestaciones, o fenómenos:
1.-La disminución en número y aptitud de los componentes inmunitarios celulares como los histiocitos, linfocitos T y neutrófilos. (Fenómeno de Capacidad)
2.-La menor cuantía en la generación de anticuerpos, comprobada en los individuos más añosos, frente a los antígenos de las vacunas. (Fenómeno de Cantidad)
3.-Una cierta pérdida de la aptitud defensiva de los anticuerpos de los ancianos. (Fenómeno de Calidad)
4.-Aumento indeseable en la producción de auto-anticuerpos capaces de atacar los tejidos propios y que favorecen la aparición de enfermedades autoinmunes. (Fenómeno de competencia).
Todos estos fenómenos pueden determinar la pérdida de la aptitud defensiva del organismo ante agresiones habituales. También se comprueba una limitación del sistema inmune para discernir entre las estructuras propias y las texturas  ajenas.

Importancia de las vacunaciones en el adulto mayor.
Es evidente que toda persona prudente pretende mantenerse en el óptimo estado de salud. Las vacunaciones adecuadas pueden ayudar a concretar esas pretensiones. Las preparaciones inmunizantes en ancianos son herramientas preventivas formidables: disminuyen notoriamente las infecciones y sus secuelas de probables discapacidades. En la medicina geriátrica actual, las vacunas ocupan un lugar de preponderancia cada vez mayor. Es muy conveniente que todos los mayores de 65 años sean protegidos con un grupo básico de vacunas, como las siguientes:
•Antigripal o antiinfluenza, de aplicación anual.
•Antineumocóccica, protege contra la neumonía, enfermedad altamente mortal en ancianos,
•Antihepatitis B, con esquema anterior completo, solamente dosis refuerzo,
•Antitetánica-Antidiftérica (Doble Adultos), se coloca cada diez años.
Todos estos preparados antigénicos están incluidos en el Calendario Nacional de Vacunaciones; son totalmente gratuitos y sujetos a la opinión del médico de cabecera acerca de posibles  contraindicaciones.

Corolario.
La obtención de la Inmunidad Activa de los adultos mayores es:
◘ Un derecho fundamental al que no se debe renunciar,
◘ Una obligación individual imposible de eludir,
◘ Una responsabilidad social que se debe asumir hacia todos los semejantes,
◘ Una demostración de afecto sincero hacia la familia, los allegados, los amigos,
◘ Una necesidad biológica para los viajeros,
◘ Una exigencia laboral imperiosa,
◘ Una indicación médica específica  en ancianos con enfermedades crónicas.

La educación y la salud pública tienen la esencial tarea de desterrar los relatos y creencias falsas acerca de daños atribuidos a las vacunas. Muchas secuelas de enfermedades, costosas internaciones, epidemias mortales y angustiosas situaciones familiares, se podrían evitar si la población adulta aceptara la acción oportuna de las vacunas. VHZZ



http://www.saludsiglo21.com.ar/articulos.php?cat=11
CONSIDERACIONES LEGALES